Mesa: Libro "Quiborax, la infamia del MAS" revela innumerables escándalos del gobierno de Evo

Los tiempos Politica
El expresidente y líder de la opositora Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, junto al diputado Carlos Alarcón, presentaron este jueves el libro "Quiborax, la infamia del MAS", señalan que devela innumerables escándalos protagonizados por el Movimiento al Socialismo (MAS) desde que comenzó el gobierno de Evo Morales el 2006. La publicación se produce después que la comisión Mixta de Justicia Plural de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) aprobó el informe el juicio de responsabilidades en contra de Mesa por el caso Quiborax.


El expresidente y líder de la opositora Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, junto al diputado Carlos Alarcón, presentaron este jueves el libro "Quiborax, la infamia del MAS", señalan que devela innumerables escándalos protagonizados por el Movimiento al Socialismo (MAS) desde que comenzó el gobierno de Evo Morales el 2006.



La publicación se produce después que la comisión Mixta de Justicia Plural de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) aprobó el informe el juicio de responsabilidades en contra de Mesa por el caso Quiborax.



"Este libro es un ejemplo de una serie e innumerables escándalos protagonizados por el Movimiento al Socialismo desde que comenzó el gobierno de Evo Morales desde el año 2006. Escándalos que han sido parte lamentablemente de la vida cotidiana de ese Gobierno", aludió Mesa durante la presentación.
Explicó que con Alarcón decidieron escribir el texto para dejar un testimonio que exprese lo que le tocó vivir como gobierno entre los años 2003-2005, ya que en esa época se habría tomado decisiones históricas como la nacionalización del Salar de Uyuni, que habría sido reducido en su propiedad fiscal durante un gobierno anterior.



Señaló que uno de los escándalos se centra en que Bolivia no debió pagar más de $us 42 millones en el caso Quiborax, considera que con una serie de procedimientos se hubiera evitado ese pago, pero que por la actuación de algunas exautoridades del gobierno de Morales el país perdió un monto millonario.



"Cuando la empresa chilena le hizo un juicio a Bolivia, cometió un delito porque su composición como subsidiaria en Bolivia, era íntegramente boliviano. Para poder enjuiciar a Bolivia, llevó adelante una falsificación de la composición accionaria (...) haciendo desaparecer el acta original", reveló. Dijo que todo ese proceso de falsificación se hizo en una oficina gubernamental.



"No podemos dejar de afirmar lo que estamos diciendo, la defensa fue pésima, para decirlo menos, se cometieron irregularidades significativas en oficinas de la Procuraduría General del Estado, cuando ya se había conocido un fallo por 48 millones de dólares del tribunal arbitral, se estableció un periodo de espera porque Bolivia presentó una demanda de desconocimiento y de petición de nulidad", acotó.



Añadió que en el libro se explica una sucesión de escándalos que no se pueden creer. "Resulta que Carlos Mesa, presidente de Bolivia, que expulsa a la empresa Non-Metallic Minerals es acusado en un juicio de responsabilidades, esta infamia del MAS es la que estamos denunciando", puntualizó.



Alarcón explicó que por la página 19 se muestra cómo las "paupérrimas inversiones", con una infraestructura precaria de la empresa chilena, esa transnacional pretendía llevarse del país ganancias millonarias.



Reiteró que para "fraguar el arbitraje" contra el Estado boliviano, falsificaron un acta constitutiva de capital accionario y que hasta el mismo tribunal arbitral señaló que ese proceso no debió haber existido.



En mayo del 2018, se conoció que Bolivia perdió el juicio que sostenía desde 2006 contra la empresa chilena Quiborax por lo que debió pagar un monto millonario, tras el último fallo pronunciado por el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi), un organismo del Banco Mundial (BM) para resolver este tipo de conflictos.



En relación a que el Gobierno señaló que la amnistía para Mesa caducó, Alarcón señaló que el ministro de Justicia, Iván Lima, desconoce parte de la ley porque una vez dado la amnistía no se la puede quitar; además, dijo que una situación como esa solo se puede pensar en caso que exista un proceso penal en curso, lo cual no es el caso de Mesa.