Guido Bellido, el controvertido jefe de gabinete de Castillo

Los tiempos Politica
El presidente de Perú, Pedro Castillo, sorprendió ayer con el nombramiento de un primer ministro del ala más radical de su partido, Perú Libre, y abrió interrogantes sobre los futuros lineamientos de su gestión. En horas de la noche la posesión del gabinete ministerial de Castillo tuvo un retraso considerable por algunos disturbios que se registraron en puertas del Gran Teatro Nacional de la capital limeña. Hasta pasada la media noche el acto no había comenzado por los conflictos que se suscitaron en exteriores de ese recinto.


El presidente de Perú, Pedro Castillo, sorprendió ayer con el nombramiento de un primer ministro del ala más radical de su partido, Perú Libre, y abrió interrogantes sobre los futuros lineamientos de su gestión.



En horas de la noche la posesión del gabinete ministerial de Castillo tuvo un retraso considerable por algunos disturbios que se registraron en puertas del Gran Teatro Nacional de la capital limeña. Hasta pasada la media noche el acto no había comenzado por los conflictos que se suscitaron en exteriores de ese recinto.



En su primer día como presidente, Castillo presentó a Guido Bellido como jefe del gabinete ministerial tras participar en un acto simbólico en la Pampa de La Quinua, cerca de la sureña ciudad andina de Ayacucho, donde en 1824 se llevó a cabo la batalla que puso fin al dominio colonial español en Suramérica.



A falta de conocer al resto de los ministros, cuyos nombres se mantienen en el más estricto hermetismo, la elección como primer ministro de este congresista, del círculo más cercano a Vladimir Cerrón, el fundador de Perú Libre, parece ahora como un triunfo del sector ortodoxo de un partido que se declara socialista y marxista.



Durante toda la campaña electoral para la segunda vuelta, Castillo se esforzó en moderar su discurso para deslindarse de la figura de Cerrón e insistió en que el Gobierno sería suyo y sólo suyo.



La carrera a contrarreloj para escoger al equipo de Gobierno reveló ciertas tensiones entre Castillo y Perú Libre, pues mientras el maestro rural parecía centrar sus esfuerzos en congregar a diversas fuerzas políticas de centro izquierda, Cerrón apostaba por un Ejecutivo homogéneo con gente de su partido.



Bellido, un ingeniero electrónico de 41 años sin experiencia previa en un cargo de representación popular, es el primer rostro que da a conocer Castillo, quien se ha mostrado hermético en las últimas semanas y ha mantenido bajo llave los nombres de quiénes formarán su equipo.