El MAS impone la frase “de facto” en decretos y normas

Los tiempos Politica
El Movimiento Al Socialismo (MAS), en su afán de instaurar su teoría de “golpe de Estado”, recurre a todos los escenarios para repetir que en noviembre de 2019 se instaló un “gobierno de facto”, versión que también se replica en la justificación de las normas emitidas por la administración de Luis Arce. El objetivo es justificar su caída y no admitir sus errores.


El Movimiento Al Socialismo (MAS), en su afán de instaurar su teoría de “golpe de Estado”, recurre a todos los escenarios para repetir que en noviembre  de 2019 se instaló un “gobierno de facto”, versión que también se replica en la justificación de las normas emitidas por la administración de Luis Arce. El objetivo es justificar su caída y no admitir sus errores.



El partido gobernante en su discurso, en interpelaciones, comunicados, notas de prensa, en noticias de medios oficiales y en normas ha normalizado las frases de  “gobierno de facto” y “golpe de Estado”, para dejar de lado el fraude electoral o las irregularidades  detectadas en los comicios generales del 20 de octubre de 2019, dadas a conocer por la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea (UE).



“El MAS está en la lógica de que nunca va a reconocer como gobierno al de Jeanine Áñez por un tema absolutamente político, porque el MAS no concibe la idea de que haya salido del poder por una revuelta popular, porque ellos estaban acostumbrados a realizar acciones en contra de varios gobiernos, pero nunca que le ocurra esto”, señaló el abogado constitucionalista Paul Antonio Coca.



Bajo esta perspectiva, indicó que el Gobierno recurrirá a todo tipo de acciones, como comunicados, noticias y los justificativos de normas, para poner en el imaginario de la gente su teoría de presunto golpe de Estado.



Borrar todo



En tanto, la politóloga Patricia Velasco agregó que con estos argumentos el partido azul busca que la sociedad olvide los errores de las gestiones del exmandatario, que recurrió a todo tipo de argucias para quedarse en el poder, entre los que se contempla el desconocimiento del referéndum constitucional del 21 de febrero de 2016. Este fue calificado como un “golpe de Estado”.



“Ahora en noticieros, interpelaciones a ministros, comunicados, discursos del propio mandatario recurren al discurso de gobierno de facto, golpe de Estado, para justificar la situación y echar la culpa de todo lo malo que sucede a la administración del gobierno transitorio de Áñez, no admiten que cometieron errores”, manifestó.



Ejemplos de normas 



En los considerandos de decretos supremos emitidos por el presidente Luis Arce, se usa términos como “gobierno de facto” y “golpe de Estado”. 



Por ejemplo, en el cambio de razón del diario estatal Cambio  a Bolivia y luego a Ahora el Pueblo.



“Que el 10 de noviembre de 2019, se produce un golpe de Estado y con ello una ruptura del orden constitucional, después de treinta y siete (37) años de democracia continua, instaurando un régimen de facto sustentado en el uso de la fuerza, generando masacres, fallecidos, heridos, detenidos, procesados, encarcelados, perseguidos y también graves atentados contra la libertad de expresión.



“Que por Decreto Supremo N° 4082-A, del 15 de noviembre de 2019, el Gobierno de facto, que carecía de legalidad y legitimidad, cambió el nombre de ‘Cambio’ por ‘Bolivia’.



“Se modifica la denominación de Periódico Bolivia por la denominación de Ahora el Pueblo”, señala el DS 4499.



En los considerandos de modificaciones a la Ley 548, de 17 de julio de 2014, Código Niña, Niño y Adolescente, modificada por la administración de Áñez mediante un decreto, el gobierno de Arce califica el cambio de injustificado y vuelve a modificar la norma.



“Que el ‘Gobierno de facto’ sin contar con fundamentos técnicos, legales y doctrinales, basados en posiciones e intereses personales, en una evidente afectación a la planificación sectorial de justicia y manifiesta vulneración del enfoque de protección integral que garantiza el ejercicio efectivo de derechos de niñas, niños y adolescentes”, señala la norma.



El DS 4540 que hace referencia a los estatutos de ENDE califica a la administración de Áñez como “gobierno de facto” y al del MAS como  un “gobierno democráticamente electo”.



Control desde el Legislativo



La politóloga Patricia Velasco sostiene que Luis Arce demuestra que no es diferente a Evo Morales. 



Recuerda el retiro de los dos tercios en el reglamento de debates del Senado y Diputados, para controlar y aprobar normas por mayoría sin considerar los cuestionamientos de la oposición e imponer su discurso de golpe de Estado.



Ningún tribunal ha definido que hubo “golpe”



El Gobierno de Luis Arce Catacora se constituye en una administración autoritaria que a través de discursos, normas, entre otros, buscan imponer su concepción de golpe de Estado, afirmaron legisladores de la oposición



“Es el retorno del autoritarismo, a partir de los mecanismos que el Gobierno de Morales utilizó de manera discrecional y que el Gobierno de Arce ha decidido mantener”, señalan.



El exdiputado Gonzalo Barrientos de Unidad Demócrata (UD) señala que “la utilización del Sistema Judicial como un martillo represivo contra la oposición y la aplicación descarnada del rodillo parlamentario de manera grosera” son típicos del MAS.



En tanto, el abogado constitucionalista Paul Antonio Coca lamentó que el Gobierno imponga su versión, pese a que en Bolivia no hay tribunal que haya definido que la administración de Jeanine Áñez fue de facto.



“No ha demostrado que haya habido golpe de Estado, aunque ellos le ponen gobierno de facto, dictura y otros apelativos”, dijo.