Arce alienta la confrontación con discurso que provoca a opositores

Los tiempos Politica
A 24 horas del paro cívico movilizado en rechazo al proyecto de ley de legitimación de ganancias ilícitas, el presidente de Bolivia, Luis Arce, arremetió contra el movimiento cívico y la oposición, durante el denominado “wiphalazo”, al calificarla de golpista, fascista y asesinas pero que el “pueblo” hará respetar la mayoría en las calles.


A 24 horas del paro cívico movilizado en rechazo al proyecto de ley de legitimación de ganancias ilícitas, el presidente de Bolivia, Luis Arce, arremetió contra el movimiento cívico y la oposición, durante el denominado “wiphalazo”, al calificarla de golpista, fascista y asesinas pero que el “pueblo” hará respetar la mayoría en las calles. 



Nuevamente el discurso confrontador e irreconciliable del Presidente salió a relucir durante el evento convocado por el MAS, en los departamentos del eje central donde estuvo presente, para dirigirse a los centenares de seguidores del partido azul que se dieron cita.



“No quieren respetar nuestro triunfo, lo que no ganan en las urnas quieren ganarlo a través de otros mecanismos antidemocráticos (...) Tenemos un pueblo que hará defender su voto en las calles, si no quieren respetar en las urnas nos vamos a hacer respetar en las calles”, sostuvo el presidente Arce.



Agregó que “ayer (lunes) nuevamente los comités cívicos, la derecha golpista, asesina, convocó a paros, nuevamente a que en las calles se maltrate a la gente. Lo hemos visto y condenamos lo ocurrido en Santa Cruz. Nuevamente el fascismo, el matonaje, porque lo que no ganaron en las urnas lo quieren ganar con grupos mafiosos, criminales, pero hoy también les vamos a decir que no lo vamos a permitir”.



La beligerancia discursiva, que Arce camufló en sus intenciones de reconciliación, surgen en momentos en que diferentes sectores anuncian movilizaciones en demanda del archivo del proyecto de ley antilegitimación y la derogatoria de la Ley 1396.



Hostilidad



El discurso hostil fue replicado por otros dirigentes del MAS que en tono de advertencia demandaban el respeto a la wiphala e indicaban que no permitirían movimientos que buscan desestabilizar la gestión de Luis Arce.



El ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), Juan Carlos Huarachi, calificó de histórico el evento por las movilizaciones en los nueve departamentos que se han concentrado como un solo hombre para defender el proceso, la democracia, los símbolos patrios.



“Esa derecha golpista tiene otra vez intenciones de desestabilizar nuestro gobierno. No vamos a permitir más golpes, no vamos a permitir más desestabilización a nuestro gobierno, hoy el pueblo boliviano quiere trabajar, quiere recuperar su economía”, dijo.



En La Paz, el ejecutivo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (Csutcb), Ever Rojas, exige respeto a la wiphala y a la democracia.



“Desde la plaza San Francisco pedimos, primero, el respeto a nuestra wiphala, respeto a nuestra democracia, respecto al binomio Lucho y David, el respeto a nuestros símbolos patrios, el respeto a la Constitución Política del Estado (CPE)”, expresó.



Grupos



Durante periodos de crisis, el MAS sacó a relucir sus grupos de choque para confrontar a los opositores casuales.



En esta última movilización ciudadana, el partido gobernante convocó a confrontar a los ciudadanos que protestan y evitar bloqueos.



Ante denuncias de estos grupos radicales, el gobernante MAS negó vinculación con los mismos.



Sin embargo, los grupos que promovió el MAS son los denominados “satucos”, grupo de choque comandado por Gustavo Torrico; también está “columna sur”, también promovió la policía sindical, están los llamados “Guerreros del Alba” y los autoconvocados, entre otros.



Políticos ven como show político el “wiphalazo”



El gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, ve en el acto del “wiphalazo” sólo un show político armado por el gobierno de turno con el único propósito de agudizar la polarización en el país y confrontar a la ciudadanía. El opositor Comunidad Ciudadana (CC) considera que el presidente Luis Arce retoma la agenda de Evo Morales.



“El querer reivindicar un hecho que nunca fue motivo de falta de respeto creo que es parte de un show político que busca seguir queriendo confrontar a la ciudadanía con algo que ya género un problema”, señaló Camacho.



El Gobernador aseguró que “ofensa es lo que hizo el vicepresidente David Choquehuanca al meterla (la wiphala) en la cartera de la responsable de protocolo para sacarla a escondidas (e izarla). Le da vergüenza su bandera. Creo que aquí fuimos claros, que en los actos (oficiales) se levanta la verde-blanco-verde (bandera de Santa Cruz) y la rojo-amarillo-verde (bandera de Bolivia)”.



Los diputados opositores Marcelo Pedrazas y Alejandro Reyes criticaron Presidente por las advertencias que lanzó contra la oposición durante las concentraciones por el “wiphalazo”.



“Hoy el masismo ha desvirtuado la complementariedad que representa como símbolo patrio la wiphala para convertirla en símbolo de poder y de dominación”, escribió Pedrazas.



Calvo llama cuervos a marchistas



El presidente del Comité Cívico Pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, tildó de “malagradecidos” y “cuervos” a quienes participaron en el denominado “wiphalazo” y afirmó que “un trapo no hace nada, un trapo no nos representa”. Un reporte de la ANF señala que el dirigente cívico declaró que con las movilizaciones se busca “provocar” a todas las regiones del país e imponer esa enseña patria en Santa Cruz como una “falta de respeto”.



Agregó que “un trapo no hace nada, un trapo no nos representa (...) Nuestra fortaleza, nuestro trabajo, nuestro esfuerzo, lo que hacemos todo el día a día, nuestra constancia, nuestra fe en Dios y el poder buscar unidad para Bolivia”.