8 países alertan de una ruptura democrática en Nicaragua

Los tiempos Politica
Los gobiernos de Canadá, Chile, Colombia, Ecuador, República Dominicana, Estados Unidos, Francia y Reino Unido firmaron una declaración conjunta en la que aseguran que en Nicaragua no existen las condiciones para unas elecciones “libres y justas”, en el marco de la crisis política e institucional que atraviesa el país centroamericano.


Los gobiernos de Canadá, Chile, Colombia, Ecuador, República Dominicana, Estados Unidos, Francia y Reino Unido firmaron una declaración conjunta en la que aseguran que en Nicaragua no existen las condiciones para unas elecciones “libres y justas”, en el marco de la crisis política e institucional que atraviesa el país centroamericano.



En la declaración, emitida en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas, los ocho países firmantes precisan que “Nicaragua atraviesa una situación extraordinaria de deterioro del Estado de derecho, del orden constitucional y de ruptura de sus instituciones democráticas, evidenciada en la detención, el acoso y las restricciones arbitrarias que afectan considerablemente la participación política, así como el respeto y garantía de los derechos humanos”.



Por caso, la detención a principios de semana en Nicaragua del sociólogo opositor Irving Larios, otrora militante del movimiento sandinista, fue la 37ª que lleva a cabo la Policía desde el 28 de mayo contra opositores al gobierno del presidente Daniel Ortega.



Al igual que en las 36 detenciones anteriores, la Policía nicaragüense utilizó la Ley de Defensa de los Derechos del Pueblo a la Independencia, Soberanía y Autodeterminación para la Paz, con la que golpeó a figuras de la oposición, entre ellas siete aspirantes a candidatos con vistas a las elecciones generales que se celebrarán en Nicaragua el próximo 7 de noviembre.



La carta conjunta rechaza “la intimidación y amenaza a los miembros de la oposición, la prensa y las personas defensoras de los derechos humanos, así como las prácticas restrictivas de participación política”. De igual manera, solicitan la liberación inmediata y la restitución de los derechos políticos de los dirigentes detenidos sin debido proceso.



En este marco, los países firmantes ponen en duda la legitimidad de las elecciones a realizarse en noviembre. “Las medidas adoptadas por el Gobierno de Nicaragua no reúnen las condiciones necesarias para la celebración de elecciones libres y justas, a las que se han comprometido los Estados miembros de la OEA, en virtud de la Carta Democrática Interamericana, lo que pone en tela de juicio la validez y legitimidad de las elecciones de noviembre, tal como se están organizando actualmente”, reafirman.



“Los nicaragüenses merecen unas elecciones libres, justas, transparentes y creíbles, el respeto de sus derechos humanos y una solución pacífica a la crisis sociopolítica del país”, concluyen.



 



Temas en paralelo



Las distintas crisis mundiales, de tono global o bilateral, se dirimieron este jueves en Nueva York aprovechando la coincidencia de numerosos estadistas de todos los países con motivo de la Asamblea General de la ONU, que ayer celebró su tercer día de sesiones de su 76 edición.



La crisis climática, la polémica migratoria en la frontera entre Estados Unidos y México, las tensiones entre Rusia y la Unión Europea y el reciente enfado de Francia con EEUU y Australia por la llamada “crisis de los submarinos” acapararon hoy la atención en la sede central de la ONU, que este año presenta una actividad a media máquina, acorde con los tiempos de la pospandemia.



 



Gobierno cubano critica a EEUU



El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, criticó ayer ante la Asamblea General de la ONU la instigación “permanente” de Estados Unidos y las medidas de coerción económica que Washington impone a otros países.



En su intervención virtual durante el debate de alto nivel del 76 periodo de sesiones de ese organismo de las Naciones Unidas, Díaz-Canel aseguró que EEUU usa las sanciones económicas como un instrumento central de su política exterior para amenazar y presionar a otros países.



“El Gobierno de ese país amenaza, extorsiona y presiona a Estados soberanos para que se pronuncien y actúen contra aquellos que identifica como adversarios”, señaló en su discurso.