Áñez envía carta a la comisionada de la ONU

Los tiempos Politica
La expresidenta del Estado Jeanine Añez mandó una carta a la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, para solicitar una audiencia que le permita hacer conocer su actual situación, ya que, asegura, es una presa política. En la misiva, Añez dice que en la audiencia en su representación participaría su hija, Carolina Ribera. Puso énfasis en señalar que está detenida por una “decisión política” del Gobierno de Luis Arce, del Movimiento al Socialismo (MAS).


La expresidenta del Estado Jeanine Añez mandó una carta a la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, para solicitar una audiencia que le permita hacer conocer su actual situación, ya que, asegura, es una presa política. En la misiva, Añez dice que en la audiencia en su representación participaría su hija, Carolina Ribera. Puso énfasis en señalar que está detenida por una “decisión política” del Gobierno de Luis Arce, del Movimiento al Socialismo (MAS).



La expresidenta, en ese sentido, afirma que el 2019 no hubo un “golpe de Estado” -como argumenta el actual Gobierno y el Movimiento Al Socialismo- y asegura que cumplió con su deber constitucional de asumir la presidencia amparada en una “sucesión constitucional” y considerando que ocupaba el cargo de segunda vicepresidenta del Senado.



Además, argumenta que en noviembre del 2019 en el país hubo un “vacío de poder” producto de la renuncia del expresidente Evo Morales, del exvicepresidente Álvaro García Linera y de las principales autoridades del Legislativo.



En ese sentido, señala que como presidenta cumplió con su deber de “pacificar” el país y convocar a elecciones, con apoyo de la Asamblea Legislativa.



Injusticia



La expresidenta Jeanine Áñez lamenta que el actual Gobierno no haya mantenido la “política de pacificación” que ella lideró y prueba de ello, dijo, es la “política de persecución” que lleva adelante. Agrega que también se desconoce su condición de expresidenta al ser juzgada por la vía ordinaria y no en un juicio de responsabilidades.